viernes, 5 de octubre de 2012

PESCANDO CON CALMA CHICHA



El siguiente paso a seguir en nuestra inmersión de factores que afectan a la pesca y en cuanto a meteorología se refiere; es el de analizar un día de condiciones estables y sin variaciones, climatológicas con la consecuente de un estado de la mar calmo. Nos referimos en estas explicaciones a un estado en el que la mar está echa un plato desde hace unos cuantos días, y como que la pesca parece ausente por momentos. Pues después de haber analizados otros estados de la mar como el de temporal, o la caída de este y habiéndonos percatado de como podemos sacar más beneficios a estas jornadas, no cabe otra que la de sacar partido a este tipo de salidas que amenudo se presentan; requiriendo un afinamiento sistemático en nuestra técnica de pesca, pero también será necesario un refinamiento en nuestra táctica, para sacarle provecho a la jornada.
Una mar calma de varios días suele coincidir con una estabilidad atmosférica, puesto que esto es igual a poco viento si a caso terrales nocturnos y locales producidos por los cambios de temperatura entre el día y la noche en la intersección de mar y tierra. Pero estas brisas no suelen romper una estabilidad en la presión y por consecuencia el medio marino no se resentirá de su plácido estado de balsa. Durante estos días la mar ha ido asentándose de tal manera que parece haberse quedado quieta.
Realmente la mayoría de corrientes marinas no tienen en absoluto nada que ver con la climatología y responde a otros patrones como suele ser el cambio en la densidad o la temperatura de las masas de agua que la componen, pues la pesca entra a sus comederos usando estos canales, y de desplazan por ellos continuamente. En este tipo de días se puede hacer una lectura del escenario bastante importante puesto que cualquier pequeño movimiento o cambio que observemos es muy significativo y bastante llamativo.
Si digo la verdad este tipo de días, no entiendo como son catalogados o etiquetados por los pescadores para unos son días muy buenos para especies que entran mejor con aguas tranquilas y para otros pescadores son jornadas muy malas tanto que no sacan ni las cañas.
Yo defiendo que la pesca no es sota, caballo y rey. Es decir si hay olas robalos y sargos, y si hay calma chicha doradas y herreras o mabres como la llaman mis muchos amigos por la costa mediterránea. No, mi opinión y la tengo porque esta respaldada por muchas horas de experiencia y como no de más bolos que logros, es que con mar calma es más prebisible interceder con la pesca pero como siempre esto no es fácil. Y no es sota, caballo y rey porque los animales siguen alimentándose pero de otra manera, con otras pautas, con muchísimo mas recelo, con menos ganas, durante periodos más cortos.
Pues si, no voy a poner en tela de juicio que la loba ataca entre la espuma eso es innegable, pero en días de aguas paradas podemos interceder con ellas, eso sí, tenemos que ser el doble de mentirosos para engañarla, y los sargos ni te cuento son más recelosos de lo que nos creemos y en esos días que uno se pega la pechá de horas sin que le toquen ni la carnada , seguro que más de un sargo la ha mirado y se ha reído de nosotros. Depende de muchísimas cosas, algunas ya la hemos hablado la pesca nunca tiene la misma predisposición. Casi siempre tiene un puntito más o menos diferente.
Nuestra misión es averiguar  que predisposición exacta tienen los peces en ese momento si es que se encuentran allí. Esto último siempre hemos de aplicarlo esté la mar de una manera u otra.




INTERCEDIENDO CON EL PESCADO

Es una realidad que la pesca es cada día mas escasa. Esta es la escusa que alimenta la desmotivación de muchos pescadores, que pescan de forma sistemática y que si no hay capturas se consuelan diciendo que no hay nada. Eso si, al que captura le dicen que tiene suerte.
Pero como para obtener más resultados hay que alimentarse de conocimientos y aprender de los errores o desconocimientos mejor dicho, vamos a intentar explicar como podemos buscar la pesca.
Como yo digo mucho a mis amigos hay que cogerle la hora al pescado. Durante los periodos de mar calma la pesca suele acabar repitiendo patrones de conducta de una manera, digamos más definida y parecida.
Es una buena idea (depende de la estación en la que nos encontremos) acudir al pesquero completando ciclos de mareas, (esto también va para los pescadores del mediterráneo pues allí también tiene su influencia aunque la mar oscile muy poco)

Comenzaremos por ejemplo a sondear la actividad llegando una hora antes del amanecer al pesquero, y buscando por ejemplo el terminar de completar un ciclo el que toque quizás subiendo, quizás terminando de subir, si es bueno el quedarse hasta una hora después de la subida o una hora después de la bajada, para abarcar también, el cambio de marea y coger esa primera hora de lo que toque subida o bajada. Esta información la utilizaremos puesto que hemos abarcado durante un estado de la mar un alba completo terminando su ciclo correspondiente, si los resultados son satisfactorios pues bueno, no hay otra que repetir. Pero si no son favorables y tenemos la posibilidad de acudir durante esa misma calma probaremos llegando al pesquero por la tarde y completando el ciclo de marea eso si siempre abarcando al menos la caída del sol y una hora después del ocaso como mínimo, la actividad de estas horas de pesca la contrastaremos con la del alba anterior y haremos el correspondiente análisis de como ha ido sin quedarnos solo con las capturas si es que las ha habido; sino que miremos cosas como el periodo de actividad que han tenido los peces a una hora u otra, teniendo en cuenta tambien detalles de los coeficientes de mareas, pues depende del escenario acude el pescado a sus comederos de vaciante o llenante. Otras opciones son echar las horas centrales del día y la noche por supuesto hasta cogerle la hora al pescao.

Si damos con ellos a una determinada hora, y digo con ellos refiriéndome no a una captura esporádica que hayamos tenido sino a varios ejemplares, sabremos cuando el banco o los bancos se acerca a sus comederos. Entonces podremos observar como suelen entrar cada día que pasa unos minutos más tarde. Sabiendo que hasta la próxima pleamar o bajamar del siguiente día transcurrirán 24 horas y 50 minutos . Este patrón suele coincidir muchas veces cuando entra pescao en circunstancia de buena mar pero no siempre. Es decir por si no me he explicado bien si voy a pescar a las siete de la tarde y empiezo a sacar besugos a las 20:30 de la tarde, probablemente si las condiciones de la mar no cambian al día siguiente me entren los besugos a partir de las 21:20 más o menos. Repito siempre no es así pero suele repetirse esta conducta bajo este abanico de factores.

OBSERVACION DEL MEDIO

Una vez hemos explicado una tactica para el sondeo de cuando  interceder con el pescado en un escenario en concreto; voy a compartir con ustedes como recopilar información de la playa en cuestión. Esta información nos será de mucha utilidad a la hora de pescar o elegir el pesquero en cuestión en la programación de futuras salidas.
Teniendo en cuenta que la mar esta echa un plato, nos será fácil el localizar restos de conchas agrupadas en la orilla, que si corresponden por ejemplo a animales que da el terreno por ejemplo coquinas o navajas, pues nos puede dar una idea de que tipo de pescado puede entrar, hasta aquí bien. Es bastante interesante el montar nuestras cañas  sobre estos restos de conchas. Esta señal nos indica que por esta zona de la playa hay algún tipo de pequeña depresión en el terreno o simplemente una corriente de agua que saca sedimentos pero que la pesca aprovecha para desplazarse, comer o curiosear.
Observaremos a qué distancia de la orilla están pescando las gaviotas, pues estas son nuestras indicadoras de a qué distancia se encuentran los bancos de peces. No solamente nos quedaremos con que si llegamos o no a donde estén en ese momento, sino que conforme vayamos yendo iremos haciendo una valoración total y podremos sacar conclusiones por ejemplo de que a determinadas horas la pesca se encuentra fuera de nuestro alcance.
Tendremos en cuenta la actividad de los peces.  Estos días que están las aguas quietas es fácil observar comer a las lisas, o ver saltar a las bailas o ver persecuciones de depredadores. Cada movimiento que veamos a de ser tenido en cuenta para cambiar nuestra táctica y acoplarla a lo que hay. Es una cuestión de actitud que no todos los pescadores poseen.
En estas jornadas también es conveniente  durante la marea baja echar un vistazo desde un punto elevado si se puede de donde se encuentran posibles piedras que alomejor no sabíamos ni que estaban allí y de localizarlas estudiar como colocar mejor nuestros aparejos cerca de ellas.
Igualmente localizaremos bancos de arena para colocar nuestros plomos o antes o después entre los bancos.


Si existe actividad de arrastre por parte de los barcos profesionales estos nos dirán según se coloquen donde se pueden encontrar bancos de almejas por lo que lo tendremos en cuenta también.
 Lo normal es que en estos días haya calada alguna red y si es así quizás es mejor cambiar de playa. Por lo que detenerse un momento antes de montar y echar una visualización hacia el horizonte puede ahorrarnos de haber estado perdiendo el tiempo.

TECNICA DE PESCA

Ahora procederemos a explicar algunas técnicas con la cual afrontar con éxito estas jornadas.
No me gusta hablar de los equipos de pesca porque considero que cada pescador tiene el equipo que mejor le va o al menos que mejor le ha ido hasta ahora, las marcas de pesca son muy personales lo que a mi me va bien a otro no y viceversa. Solo hablaremos de prestaciones, valores y que cada uno lo adapte a lo suyo.
Es conveniente pescar en largo lo máximo que se pueda pero también en corto a escasos dos o tres metros. Por lo que el equipo ha de ser bastante potente si puede ser.
El pescado con estas circunstancias de mar desconfía más que nunca, afinaremos al máximo. Empieza el debate.....
Digo esto porque cada pescador tiene sus mañas, bien pues yo me baso en afinar simplemente porque estoy seguro de que como norma general, es decir en un estado normal de comportamiento de un pez durante muchos días de aguas paradas el pescado ve nuestros hilos.
Mucha gente me ha dicho que el fluorocarbono es invisible lo único que puedo decir pues yo soy el primero en usarlo es que se ve menos, pero se vé. Explico la reacción del pescado a nuestros aparejos en uno de estos días. Lo primero que hace es oler la carnada por lo tanto acude a ella, con la vista super afinada tratándose de sargos, herreras, doradas, u otros espáridos. Entonces llega hasta ella y si ve el hilo ya sea el de nuestra linea o el de la gameta huye pero de una manera brusca, y lo normal es que ni uno de los componentes del banco ya se acerque.
¿ Por qué se esto ?, simplemente porque lo he comprobado en el agua.
Cada verano voy con mi familia a la playa y mientras me doy el chapuzón que toca me pongo con mi hijo a buscar coquinas pero no con un rastro, con lo pies. Hago esto para comprobar como está la playa de pescado, tarde o temprano acuden a nuestros pies o mejor dicho a los remolinos que provocan estos. Bajo nuestros pies hemos tenido sargo algunos de buen porte, herreras, y una vez un buena dorada cercana a los dos kilos.
Pues yo que tenía esta teoria de que los peces ven los hilos me cogí un chambel del 0'40 con una gusana y lo eché al banco de sargos conforme bajaba al fondo la gusanas no quedó ni uno sólo es más no vinieron más en el resto de la tarde. A los pocos días preparé otro fluorocarbono del 0'35 y lo fondeé cuando ya los tenía confiados de nuevo tardaron un poco más pero se fueron porque seguían viendo el hilo. Yo durante esas mismas noches me iba a pescar a ese mismo lugar y probaba diferentes grosores pero sólo tenía picadas con las gametas del 0'20 mm. Total que seguía con mi experimento me metí otra tarde en el agua con un fluorocarbono del 0'26 y un trozo de navaja, esta vez se quedaron mirando, pero no comieron ni se fueron, asi que me salí y cogí el de 0'20 mm con navajas lo eche y no me dio tiempo ni que cayera al fondo cuando el sargo estaba prendido en el anzuelo.
Aveces en condiciones de claridad de aguas con un comportamiento normal en los peces, sin estrés, estos pueden llegar a ver los engaños y de verlos corren como si hubieran visto el demonio.
Así que a afinar..... el que quiera por supuesto. Las últimas doradas que he sacado lo he hecho en días de aguas paradas con pies de menos del veinte también he de decir que he perdido picadas.




Otra cosa a tener en cuenta es que en estos días es relativamente sencillo llamar la atención de los peces yo suelo utilizar plomos coloreados, aunque es cierto que mientras que algunos colores de estos plomo atraen la pesca, otros la repelen.

En la linea de captar la atención de los peces otro montaje especial que a mi me ha dado un resultado aceptable es el de montar perlas atractivas, especialmente si son de brillo. Estas perlas atraen a la pesca por la curiosidad que despierta en los peces el brillo de estas. Durante la noche las perlas fluorescentes esas que acumulan algo de luz apuntándole con la linterna son un buen reclamo.


No voy a entrar en montajes de aparejos pues considero que cada uno usa los suyos, pero para mi una norma primordial a la hora de empatillar un anzuelo para un día de pesca con aguas calmadas, es sin duda darle como mínimo un par de metros de pie. De esta forma contrarrestamos la desconfianza del pez muy tiroteado y el cual  está harto de descubrir o sospechar de engaños.


Seguimos hablando de como despertar la curiosidad en estos días en que los arenales yacen planos e inmobiles durante las horas muertas, pues calaremos nuestro aparejo lo más lejos que podamos. Clavaremos el plomo de la manera siguiente. Tumbaremos la caña tras el lance lateralmente, recogeremos hasta tensar y entonces con un pequeño cachete la accion del puntero de nuestra caña notaremos que ha clavado el plomo. Entonces si no hay actividad comenzaremos a llamar la atención de alguna pieza. Cada 5 minutos recogeremos cinco vueltas de manivela de forma suave, muy despacio y procederemos a clavar otra vez el plomo en la arena, así una y otra vez hasta que decidamos recoger definitivamente, de esta forma matamos dos pajaros de un tiro, logramos captar la atención si hay por ahí algún pez con el ruido que hace el plomo y también el pequeño remolino que levanta el plomo sobre un desierto estable. Y por otro lado nos ayuda a saber a que distancia se encuentran los peces.


Para terminar entraremos en el tema de la carnada. Desde un punto de vista objetivo durante este tipo de condiciones de la mar la pesca se vuelve muchísimo mas selectiva que de costumbre. Si bien durante los temporales o la caída de estos ofreceremos en la medida de lo posible lo que los animales puedan encontrar en ese escenario en concreto , durante este periodo de estabilidad lo ideal es ofrecer la carnada fresca, fina pero llamativa a la vez. Los gusanos son la alternativa que más se asemeja a este perfil de cebo. Las gusanas ricas en yodo son de un reclamo excelente, las ricas en sangre también. Lo ideal sería presentarle nuestro aparejo con un gusano del lugar eso ya sería rizar el rizo. ¿Y otra carnada no sería buena ?, pues mientras este fresca o viva mejor también sólo que los peces durante este tipo de circunstancia se encuentra hartos de comer, en guardia por su instinto de supevivencia y seguramente obviará una carnada fácil de digerir y que se encuentre por la zona antes de algo que le pueda despertar sospechas.

Por supuesto ni que decir tiene que todo lo aquí relatado está contrastado por mi experiencia que no es para tirar cohetes, sólo soy un pescador que le gusta ir aprendiendo cada día más de los grandes pescadores, sobre todo de los mayores.
Como veis si voy a pescar no es para dejar las cañas tranquilas. El pescado hay que buscarlo y para ello es necesario sin duda saber como se comportan para saber donde encontrarlos.......

17 comentarios:

  1. No veas primo, de la forma en que escribes parece que estemos pescando juntos. Enhorabuena y gracias, por que se disfruta mucho leyendo. un abrazo y recuerdos a la familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que si que estaría bien es echar un buen rato de pesca juntos primo. Daré recuerdos de tu parte, un abrazo fuerte

      Eliminar
  2. Te confieso que me ha entusiasmado la lectura de esta entrada. Porque me ha hecho recordar la pesca dentro de la ría, donde el mar suele estar calmo.
    En cuanto al experimento del diámetro de línea, pues ya me imaginaba el final. Es como en la pesca con mosca. En aguas paradas, el pez tiene más tiempo para ver el engaño o el hilo, que en una zona de aguas movidas.
    He aprendido un poco más con este artículo y espero ponerlo en practica en breve.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Eso es Jose el tema de afinar admite mucha discusión pero esa es la base del razonamiento, un saludo

    ResponderEliminar
  4. Hola Juanma,
    Como sigas a sí, cierro mi blog, ja, ja, vaya entrada más currada, felicidades.
    Respecto a lo que apuntas, es cierto, la pesca no es una ciencia exacta. Días de aguas calmas dan lubinas y días de aguas revueltas, dan herreras y doradas. Cada uno tiene que extraer sus propias conclusiones y sobretodo, perseverar y no quedarse en casa.
    Un abrazo
    Alex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Alex cada uno debemos sacar nuestras conclusiones y perseverar una palabra muy pero que muy afin con esta pasión.
      Saludos

      Eliminar
  5. Buenísima entrada. Da gusto encontrar a gente que comparte sus amplios conocimientos en "esto" de la pesca. La verdad es que para los que empezamos y no tenemos ningún "gurú" al lado, se hace bastante complicado. Tus entradas ayudan a entender y observar comportamientos que el novato (como yo), pasamos por alto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jonathan a todos se nos pasan cosas por alto esto a mi me sirve para estar con todos los sentidos puestos para las salidas, pues aveces yodiría que la mayoría de ellas es lo que deteremina el resultado de la jornada

      Eliminar
  6. Te has currado la entrada Juanma,muy bien,parece que no pero los peces ven los aparejos y si desconfían lo más mínimo no se lo piensan y se van,los hay que piensan que son tontos.Opino como tú la suerte en la pesca es más buscada que ocasional,pero hay opiniones para todos.El truco del plomo yo lo hago pero dependiendo de la carnada doy más o menos vueltas,pues si es blanda no destrozarla por el fondo,ahoara si es dura sin problemas.Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen apunte Ivan por lo de la carnada tomo nota... un saludo

      Eliminar
  7. Muy buenojuanma como siempre en tu linea artículos de categoría y como siempre enhorabuena por el enorme trabajo. un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Buen aporte lleno de sabiduria, sigue asi Juanma.

    ResponderEliminar
  10. Muy buenos consejos y gracias por ellos, los aplicaré en estos excelentes puntos de pesca en Punta del Este, Uruguay en mis siguientes vacaciones de verano, espero tener suerte y buenos resultados.

    ResponderEliminar