jueves, 4 de enero de 2018

PESCANDO LA BAJAMAR " TARIFA "





En ocasiones es mejor una vaciante que una llenante, me refiero a los ciclos de marea, claro.



                                            PLANIFICACIÓN DE LA JORNADA


Para la planificación de la primera jornada de pesca de este 2018, tras haber quedado durante las pascuas con mi compañero Jose M. Barba, contamos en primer lugar con la toma de contacto con la pesca invernal, lo que ya hemos publicado anteriormente, eso de los momentos estacionales... ( en esta página tienes información de este artículo )

Pues teniendo en cuenta de la condena de la interacción de las corrientes y aunque el invierno no termina de entrar, por esa ausencia de lluvias, ese frío que no termina de llegar a la península etc etc.... pensemos siempre que los animales deben continuar sus ciclos vitales, acostumbrándose como nosotros a las condiciones imperantes de la climatología.

Así pues durante un periodo previo a un cambio del clima general ( llegada de un frente frio en los próximos días a toda la península )

y marcando el poniente por estas latitudes viento de poniente y algo de norte( evidencia de un cambio en las presiones, con lo cual una clara inestabilidad atmosférica ) muy racheado y fuerte en algunos puntos de Málaga durante la madrugada del día 2 de Enero, decidimos buscar especies más bien con ápices de actividad más leales a la condiciones variables del clima y la mar.

Sólo la zona Atlántica más a mano nuestra nos mostraba algo de traqueo, un pelín por Alboran, pero no tanto en la mar, más bien en la atmósfera, con mucho aire previsto.

Por lo que decidimos construir nuestra estrategia desde un escenario que tuviera movimientos de fondo.

Debido a la poca disponibilidad en cuanto a tiempo que pudiéramos echar ya que mi compañero Pepe trabajaba al día siguiente decidimos los primeros arenales expuestos a la marejadilla prevista que en nuestro caso a la mano más cercano nos pillaba. Tarifa.

Pero pudiendo haber pescado en horas de luz, dos cosas nos condenaban a no poder hacerlo, la primera cosa era el uso tan apropiado de esas playas de las cometas, así como parte de la protección natural por dicho motivo contra la sobrepesca...

y la otra cosa si cabe más importante LAS ALGAS.

Quiero en este artículo hacer una mención positiva ante este factor tan aparentemente determinante y al que tanto se le teme.

Poco a poco iré confeccionando un plan para desmontar ese repudio natural al que nos sometemos los pescadores de costa con la algas. Y más en estos escenarios atlánticos.

Este factor nos indica que que hacen las corrientes, al igual que arrastran sedimentos y algas sobre las orillas al mismo tiempo son también los nutrientes a merced de las mareas... Amigos las alga traen pescao detrás. Pero es evidente que hay que conocer sus movimientos.

Seguramente en pocas revistas habréis leído algo positivo acerca de las algas. Desde aquí quiero abrir la posibilidad de hacernos conocedor de sus tránsitos, apariciones y como afectan a las orillas para bien y para mal, para sacar nuestro provecho a nuestras jornadas. Pero ya más adelante me adentraré en estos temas tan interesantes.

Como previo a estos conceptos valga el ejemplo de esta crónica. Ya con la tabla Solunar por delante pudimos observar una vaciante de marea ( marea bajando ) desde las 15´00 de la tarde y una bajamar prevista a las 21'00 aprox

Con un coeficiente tan previsto decidimos que si hacíamos esos 150 km de ida prácticamente nos asegurábamos, una hora de vaciante ( ya sin cometas sobre las 19,30 ) un reparo de marea de una hora debido a tan gran coef. y la primera hora de subida que anda poco el agua y se mueven menos las algas.

Así qué con sólo la garantía se supone de 4 horas de pesca planeamos una noche de Luna llena de Enero, con poniente moderado en Los Lances durante una bajamar. El objetivo un buen robalo...



                                                                   CRONICA


A las 3 menos cuarto de la tarde El Barba me avisaba por WhatsApp que bajara, que andaba ya esperándome en mi barrio, acoplamos equipos, y un cafelito en la BP del Castillo de Fuengirola.

Por el camino poniéndonos al día de nuestras cosillas, la llegada al pesquero sobre las seis pasaíllas.

Aquello sembrado de cometas y tablas, merendamos un bocata y cargamos equipos, el aire mientras apagándose como es habitual en el poniente.

Bajamos a la orilla cargados y controlamos las rompientes para poder luego poner los aparejos donde tenían que estar pescando, justo detrás de la ola.

La primera impresión que me dio el agua es que habría algo de corriente por el aire que aún pegaba y debido a la poca pendiente de este gran arenal tan somero, cuna de pescadores y jornadas memorables. Tan poco me gustó demasiado la poca secuencia de olas que teníamos en este momento puesto que practicamente dos olas se levantaban, pocas son.

Pero buscamos el puesto más adecuado.










Pronto las cañas con pirámides de 130 ya en el agua y con algunas algas en las lineas desanclando los aparejos, pero entre tanto y tanto las primeras capturas de bailas muy palmeras, devueltas al agua.

Mientras el aire bajando y las algas cada vez más claras levemente, y los sarguitos peque voraces se comían los chocos a bocados, devorándolos y limpiando los anzuelos. Un periodo atractivo de actividad coincidiendo con la puesta del Sol y la salida de la Luna. Prácticamente dos horas de actividad nos brindó el ocaso, y muchas sueltas.

La noche en su transcurrir nos ofreció entre alga y alga una picada a la tira de choco de una de las cañas de Pepe que cortó el anzuelo. Luego un par de bailas más medianas de las que ya gusta degustar en el plato.

El reparo tardó en desaparecer para nuestra suerte, y un sargo más guapo acudió al repunte. Estos periodos de altos coeficientes cuando en un pesquero se dan las condiciones adecuadas aseguran unas horas de actividad muy divertidas al pescador.

La noche era maravillosa, ni gota de aire, la luna saliendo por la espalda y despuntando por las montañas, la mar no estaba fea y una tranquilidad absoluta.

En este caso esperábamos que fueran otros los protagonistas de nuestras intenciones pero sabíamos que quizás más tarde aparecieran.

Cebé ya una de mis Strattoscast con pata de pulpo, y pescaban muy bien las cañas hasta que cambio la marea y comenzó a llenar.

Durante la primera hora de subida movió un poco las algas. pero sucedió algo inesperado se metió corriente de Sur y nos permitió unas horas extras para nuestros propósitos. Pero sólo las bailas se dieron a la cita.

Con un lace hermoso Pepe puso en seco una baila muy bonita . Lo intentamos durante una hora más y comenzamos a recoger debido al nuevo cambió de la corriente y que ya, en esa tercera hora de subida el agua anda muchísimo y se hizo imposible que aguantaran las cañas.

Buenas sensaciones, pese no haber podido lograr capturar el objetivo pero, eso si, un ambiente espectacular.

Un momento de pesca mágico en un lugar mágico....















  


No hay comentarios:

Publicar un comentario